Ikebana

Arte floral japonés

Bloque de imagen y texto

El camino de las flores

Los japoneses tienen una larga historia de apreciación hacia las flores. En el Japón la gente viene colocando las flores en floreros desde el siglo VI, cuando el Budismo vino por primera vez de la China.


El arte floral en Japón comenzó con la costumbre de poner flores en el altar ante una imagen de Buda o de un antepasado para consolar su alma. En el periodo Momoyama se puso de moda colocar flores en la casa de la ceremonia del té, pero era necesario crear unas formas adecuadas sencillas, naturales y simbólicas. El estilo que se creó en este movimiento es el Nageire. En la técnica de colocación se conjugaban sentimientos artísticos, espirituales y religiosos, y así apareció la importancia simbolismo en el arte floral japones.


En el periodo del Meiji (siglo XIX) se agregó de nuevo la Moribana que significa en abundancia y su desarrollo como una de las tradiciones de Japón.


En sus diseños las flores y las ramas se dirigen hacia arriba y se disponen en grupos de tres para representar la armoniosa relación entre el cielo, hombre y tierra.